Publicado el

¿Manos más secas y agrietadas en invierno?

Cuidado de las manos en invierno

En invierno, las manos están expuestas a cambios de temperatura bruscos (calefacción y el frío de la calle), alterando los niveles de hidratación y nutrición de la piel.

¿Qué efecto tiene el frío en las manos? ¿Hay más factores que estropeen las manos?

El frío actúa contrayendo los vasos sanguíneos bajo nuestra piel, y así logra mantener el calor en su interior. Pero al reducirse la circulación sanguínea, se recibe menos oxígeno y nutrientes.  Por tanto, disminuye la barrera de autoprotección de la piel haciendo que la piel se vuelva áspera, seca y tienda a agrietarse.

Otro factor que desequilibra la hidratación de las manos, en esta época, es que solemos lavarnos las manos más a menudo para evitar contagiarnos de resfriados y gripes. Esta acción realizada con agua caliente y jabones agresivos hace que la capa protectora de la piel se dañe.

Y otro caso, aunque no sea sólo en invierno, es el contacto de las manos con productos o sustancias químicas en el trabajo o realizando tareas del hogar.

Así que, para el cuidado de las manos en invierno te proponemos los siguientes consejos:

1- Utilizar cremas de manos constantemente, para aliviar la sequedad, sin olvidarte del dorso. El dorso es la parte más delicada de las manos, ya que tiene la piel más fina que las palmas y tiende a secarse más rápidamente.

Y desde Dáurica te aconsejamos la crema de manos de cuidado diario que protege las manos del frío y del viento, proporcionándoles nutrición e hidratación. O la crema de manos antienvejecimiento de Alskin que proporciona hidratación, nutrición y además tiene propiedades calmantes y regenerantes.

2- No usar jabones agresivos para lavar las manos, por eso debes fijarte que no contenga SLS (Sodium Lauryl Sulfate) y/o SLES (Sodium Laureth Sulfate).

Te recomendamos el gel hidratante de Oma Gertrude, o si prefieres un jabón en formato sólido el de albaricoque y rosa canina de Hatipai.

3- Si tienes las manos muy castigadas o quieres un cuidado más intenso, aplícales unas gotas de aceite de oliva, de argán o de jojoba. Te sugerimos hacerlo por la noche, que se supone vas a realizar menos tareas.

Para este paso te proponemos, el sérum de argán y jojoba que te va a aportar ese extra de nutrición, y lo puedes usar también para el cuerpo y el rostro.

4- Realiza un masaje con crema para activar la circulación, sobretodo si notas las manos frías y la temperatura del ambiente es agradable.

5- Y por último, utiliza guantes cuando salgas a la calle para mantener las manos protegidas del frío y evitar sabañones. A ser posible, usa guantes transpirables para que la piel respire.

Después de poner en práctica estos 5 consejos y bebiendo la suficiente agua, lucirás unas manos bonitas, hidratadas y nutridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.